Zapatos GORILA

... y de regalo, una pelota.

1 comentarios:

Arriero dijo...

En la zapatería de Ángel Muñoz, al entrar, en las estanterías de la derecha, allí estaba amenazante tras los cristales. A la izquierda, como retando a la bestia un hombre paqueñito con una cabeza enorme (quizás para muestra de sombreros). Nuevo curso, nuevos gorilas.

Publicar un comentario